Cóctel Pink Lady

pink lady

Receta del Cóctel Pink Lady:

  1.   2/3 Ginebra.
  2.   1/3 Calvados (aguardiente de manzana).
  3.   1 cucharada de zumo de limón.
  4.   1/2 clara de huevo.
  5.  Gotas de granadina.

Preparación:

  • En coctelera con hielo.

Servicio y decoración:

  1. Batir.
  2. Servir en copa degustación.
  3. Decorar con rodaja de lima y corteza o twist de lima.
  4. También puede decorarse con frutos del bosque.

¿Quien dijo que el Pink Lady es un coctel para mujeres?

Si bien este cóctel es elegido generalmente por el publico femenino, dado su color rosa, irónicamente es un combinado bastante fuerte y seco. Este Dry Martini el un cóctel clásico de ginebra basado en otra receta con historia, el famoso White Lady

Al mezclar los ingredientes en una coctelera y batirlos con fuerza, la combinación resultante, adquiere una textura única, sedosa y suave al paladar pero al mismo tiempo con mucho carácter. 

Historia del Pink Lady.

Su origen es un tema muy controvertido, ya que no se llega a un consenso en cuanto ha quien lo creó. De vez en cuando su invención se atribuye a la figura de la arquitecta de interiores Elsie de Wolfe (1865-1950), pero la receta asociada a ella, sin embargo, difiere claramente de las recetas comunes para preparar el Pink Lady. 

Otra teoría es que el nombre del cóctel fue tomado del musical de Broadway de 1911 por Ivan Caryll del mismo nombre, o nombrado en honor a su estrella Hazel Dawn que era conocida como “La Dama Rosa“. Durante la era de la infame Ley Seca (1920-1933) el cóctel ya era ampliamente conocido. En aquellos años era una bebida popular en el Southern Yacht Club en Nueva Orleans, donde también se ofrecía bajo el nombre Pink Shimmy . Su receta se debió a Armond Schroeder, un asistente del gerente del club. La popularidad de Pink Lady podría explicarse en parte por la mala calidad de la ginebra pura durante la era de la prohibición. Debido a eso, hubo una necesidad de agregar sabores adicionales para compensar el mal gusto del aguardiente. 

Más tarde en la década de 1930, comenzó a adquirir la imagen de una bebida típica “femenina” debido a su nombre y sabor cremoso dulce generalmente asociado con el gusto de una mujer. Se dice de la estrella de Hollywood y símbolo sexual Jayne Mansfield, solía beber este combinado antes de una comida. 

Posteriormente, el cóctel cayó en desgracia con los críticos de cócteles masculinos, que se desilusionaron por su supuesta naturaleza “femenina”. El escritor y barman Jack Townsend especuló en su publicación The Bartender’s Book (1951) que la apariencia no amenazante de Pink Lady puede haber atraído a mujeres que no tenían mucha experiencia con el alcohol. En un momento dado Pink Lady terminó en la lista de Esquire de los diez peores cócteles. 

Por suerte para nosotros, hoy en día este cóctel a recuperado su buena fama y se sigue preparando en bares de todo el mundo. Y es el favorito de los amantes de la coctelería ya sean hombres o mujeres.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *